¿Qué es la insolación? qué hacer y cómo prevenir

La insolación es conocida también como «golpe de calor«, ocurre cuando la persona se expone al sol o a un ambiente donde la temperatura es alta por un tiempo prolongado al punto de afectar al organismo.

Para ser más exactos, la exposición al sol y esto sumado a una mala hidratación provoca la insolación que a su vez afecta al sistema nervioso, especialmente a aquellas funciones del cuerpo que regulan la temperatura del cuerpo.

Cuando hablamos de insolación estamos refiriéndonos a que el cuerpo alcanza una temperatura de 45 grados, la temperatura corporal dentro de lo normal es de 34º y como máximo 39º.

El organismo al detectar que hay una elevación en la temperatura produce el sudor, es un sistema de defensa que permite regular la temperatura.

Sin embargo existen situaciones en las que no es suficiente, además, como dijimos, si la persona no está bien hidratada el riesgo de insolación aumenta.

De hecho, al no haber una buena hidratación es cuando el mecanismo de defensa del cuerpo no funciona bien y finalmente se produce la insolación.

¿Qué provoca la insolación?

Ya mencionamos algunos factores importantes como la exposición al sol o a ambientes calurosos por mucho tiempo y una mala hidratación.

Pero hay otros factores que también influyen, sin olvidar que lo ya mencionado es lo que más relevancia tiene, pero otras cosas pueden afectar de forma negativa e incrementar el riesgo de padecer de un cuadro de insolación:

  • Hay horas del día en los que el sol está en su máxima intensidad, generalmente está entre las 12:00 pm hasta las 16:00 pm.

Dicho sea de paso, si una persona padece de insolación al estar bajo el sol dentro de estas horas, es muy posible que también sufra de quemaduras en la piel.

  • El ejercicio durante un tiempo excesivamente prolongado puede llevar a la insolación o al golpe de calor, influye también el consumir cierto tipo de medicamentos y no hidratarse correctamente al entrenar.
  • Llevar demasiada ropa y exponerse al sol, es una mala combinación ya que no permite que el cuerpo se enfríe por el sudor dado que se evapora muy rápido.
  • El consumo de alcohol en exceso también provoca deshidratación y si esto se da en ambientes calurosos o al exponerse al sol, por ejemplo en la playa, aumenta grandemente el riesgo de insolación.

Pueden haber otros factores, depende mucho de la situación, la temperatura, la región, la estación del año.

Son muchas cosas, sin embargo en resumen lo que provoca la insolación es precisamente cuando el cuerpo no logra regular su temperatura ante una exposición al sol y al calor.

Síntomas de la insolación

Antes de pasar a ver qué medidas se deben tomar ante un cuadro de insolación, es importante saber reconocerla y en ese sentido existen síntomas.

Cuando una persona está entrando en un cuadro de insolación presenta síntomas muy característicos a los cuales hay que prestar mucha atención:

  • Fuerte dolor de cabeza.
  • Mareos y sensación de agotamiento.
  • También hay náuseas y vómitos.
  • La persona con insolación tiene sed muy fuerte.
  • Es común que se presenten calambres, especialmente en los brazos, piernas y en el abdomen.
  • La piel se reseca, también se enrojece y se siente inusualmente caliente, además el cuerpo deja de producir sudor.
  • Hay un ritmo cardiaco inestable, generalmente las pulsaciones se aceleran.
  • El paciente comienza a respirar muy rápido.

Medidas a tomar

Es importante tomar medidas a fin de evitar daños que puedan comprometer órganos internos lo cual puede pasar, además de la muerte ya que la insolación en casos severos y que no llegan a ser atendidos pueden provocarla.

  • Una de las primeras acciones a tomar es llevar a la persona a un lugar con sombra y donde haya aire fresco.
  • De la misma forma, ayuda mucho el aplicar compresas de agua fría o hielo en zonas del cuerpo como son las axilas, ingles, en algunos casos ayuda también el colocar compresas en la frente.
  • Al mismo tiempo que se lleva la persona a un lugar fresco y con sombra, es conveniente hidratarlo, no necesariamente darle de beber agua helada, fresca es lo más recomendable.

Dependiendo del caso y la gravedad de la insolación puede ser necesario suministrar líquidos con electrolitos vía endovenosa, esto es esencial para que la persona logre recuperar líquidos de forma rápida y segura.

  • Guardar reposo, al mismo tiempo la persona debe estar hidratándose, sumado a todo esto mantener los pies en una posición elevada es de mucha ayuda, esto gracias a que de esta forma la circulación sanguínea se ve estimulada mejorando la condición del paciente.
  • Si bien es cierto, un cuadro de insolación severo necesita una atención urgente. Si es leve, también sirve el aplicar cremas hidratantes las cuales ayudan no solo a regular la temperatura corporal sino también a aliviar las quemaduras que muy probablemente la persona haya sufrido.

Se puede prevenir

En efecto, la buena noticia luego de haber visto que no es algo que se deba tomar a la ligera, es que la insolación es algo que se puede prevenir.

Lo primero que siempre debemos evitar es exponernos al sol por mucho tiempo y más si estamos en pleno verano, el estar hidratados siempre es una medida de prevención importante.

Vale decir, si sabemos que estaremos expuestos a ambientes calurosos y a merced de los rayos solares por periodos de tiempo largos, conviene mucho el hidratarnos, beber agua.

Llevar una botella de agua pura y fresca con nosotros.

No se trata de beber toda la botella de una sola vez, sino beber sorbos cada cierto tiempo durante la jornada.

Otra buena forma de prevención es llevar ropa ligera para mantener fresco el cuerpo en climas calurosos.

Sirve también el llevar gorras y/o accesorios que protejan el rostro y la cabeza del sol.

El bloqueador solar puede ayudar, pero para prevenir las quemaduras que derivan de una insolación.

Diferencias entre la insolación y el golpe de calor

Hemos mencionado en este articulo la insolación y el golpe de calor, son trastornos muy parecidos, pero no son lo mismo, eso hay que aclararlo.

No obstante, muchas veces van de la mano y comparten síntomas.

Cuando hablamos de insolación estamos ante una condición provocada por la exposición larga al sol, los casos más graves pueden provocar convulsiones y llevar al paciente al coma.

Además de los síntomas comentados antes.

Por otro lado, el golpe de calor no necesariamente es causado por una exposición directa al sol.

Sino a cualquier fuente de calor que lleva al cuerpo a elevar su temperatura a grados que el propio organismo no puede controlar.

No es posible para nuestro cuerpo regular mediante sus propio mecanismos la temperatura, el calor es mayor al que el cuerpo puede tolerar, además está muy ligado a la hidratación de la persona.

El golpe de calor lleva a la persona a un nivel de deshidratación tan rápido que puede poner su vida en peligro y tiene relación con la insolación, sin embargo, esta segunda condición vendría a ser algo secundario.

Esto debido a que el golpe de calor es una condición más grave y puede darse de esa manera incluso con un grado de insolación leve.

Deja un comentario