¿Puede la Quiropraxia corregir la escoliosis?

Existe mucha controversia acerca de la efectividad de la quiropraxia para aliviar el dolor y sobre todo como tratamiento para cierto tipo de males, como en este caso se trata de la escoliosis.

La pregunta que muchos se hacen con respecto a este tratamiento alternativo (ya que lo es) para tratar la escoliosis es si realmente funciona para corregir esa malformación.

En primera instancia podemos decir que no es la solución, al menos no la definitiva.

¿Tiene beneficios? la quiropraxia definitivamente sí tiene beneficios, no es en vano que se haya popularizado tanto desde su invención a finales del siglo XIX por David Daniel Palmer.

Primero hay que entender algunos aspectos importantes sobre la escoliosis.

¿Qué es la escoliosis?

Es una deformación de la columna vertebral, dicha deformación es generalmente lateral.

Es decir, se forma una curvatura en forma de «S» en la columna y esto implica que las vértebras también adopten una mala posición.

El gran problema de la escoliosis es que aparece sin síntomas, no es fácil percatarse de la deformación de la columna en sus primeras etapas.

De hecho, puede aparecer en edades tempranas como la infancia y la adolescencia, hasta que en la etapa adulta se siente con fuerza los estragos de la escoliosis.

Uno de los escenarios más peligrosos con respecto a la escoliosis es la dificultad para respirar y los fuertes dolores de espalda que provoca.

Incluso cuando el paciente trata de adoptar una postura correcta, esto ya provoca molestia ya que la deformación se ha producido y no es algo sencillo devolver la forma natural a la columna.

Puede incluso llegar a provocar asma, desviaciones en la mandíbula y dolor de cabeza.

Por otro lado, existen datos estadísticos que afirman que los casos más severos suelen ser en mujeres.

Diagnóstico y prevención

El diagnóstico se realiza en la mayoría de los casos durante la infancia, es importante saber reconocer los síntomas, pero también detalles como la asimetría en la posición de los hombros.

La cabeza del paciente no está en una posición central con respecto a la posición del cuerpo, un omóplato se nota más salido que el otro.

Por otro lado en personas adultas la escoliosis se detecta principalmente cuando ya hay daños en la columna y hay dificultad para respirar y constantes dolores de espalda.

El diagnóstico, tras haber presentado estas señales de alerta, es a través de una radiografía mediante la cual es posible determinar con exactitud si la columna tiene una curvatura anómala.

Con respecto a la prevención de la escoliosis, en la mayoría de los casos no es posible.

Sin embargo, el adoptar posturas correctas y aprender a hacerlo desde la infancia ayuda, igualmente el hacer ejercicios, practicar deporte, especialmente la natación.

Aunque es mucho más probable reducir la gravedad de la escoliosis que prevenirla ya que existen condiciones que hacen que definitivamente algunas personas lleguen a padecerla.

La quiropraxia como alternativa de tratamiento para la escoliosis

Aquí es donde radica la controversia ya que muchos médicos indican que la quiropraxia no es la solución, por su parte la comunidad de quiroprácticos y muchos pacientes señalan lo contrario.

Hubieron estudios y los siguen habiendo respecto a la efectividad de la quiropraxia para tratar la escoliosis, en primer lugar sí hay beneficios comprobados, es lo que vamos a comentar en primer lugar:

  • El alivio del dolor de espalda es notable con los masajes y terapias propias de la quiropraxia.
  • En algunos casos leves sobre todo, sí puede llegar a corregir la posición de la columna.
  • Mejora la movilidad de articulaciones y músculos, además de la fuerza ya que la escoliosis provoca atrofia en tejido muscular y óseo, la quiropraxia puede paliar esos efectos negativos de este mal.

¿Qué ofrece la quiropraxia?

Lo que muchos quiroprácticos indican es que efectivamente estas terapias logran reducir la mala posición de la columna vertebral que provoca la escoliosis.

En algunos casos puede llegar a corregirla, afirman también que es una terapia efectiva tanto en niños como en adultos.

Además, la quiropraxia ofrece una ventaja importante y es que se basa en un tratamiento no invasivo y no agresivo.

Hablamos básicamente de masajes en zonas de la espalda y movimientos mediante los cuales se puede de alguna manera «ajustar» las vértebras y la columna gradualmente hasta lograr una alineación o enderezamiento que en casos leves puede ser total.

Para lograr esto el quiropráctico hace un análisis de la ubicación específica de la curvatura, es en esa zona específica en la cual se centra para alinear las vértebras.

Por otro lado, es necesario tener conocimiento de estos puntos: para los problemas crónicos relacionados a la escoliosis no existe una garantía o seguridad de que se podrá corregir la mala posición.

se ha comprobado que ayuda a aliviar el dolor causado por la escoliosis, esto lo mencionamos antes, pero es importante recalcar que estos tratamientos alternativos pueden ayudar en ese aspecto.

Otro punto que es necesario comentar es que al margen de la efectividad de la escoliosis, la mayoría de los casos necesitan una revisión por parte de un neurocirujano o un ortopedista.

Especialmente si el paciente nota que la curvatura de la columna en lugar de corregirse empeora.

Otros tratamientos para la escoliosis

Antes de pasar con este punto, finalmente, si como paciente decides acudir al quiropráctico lo mejor es pedir toda la información posible, despejar todas las dudas.

Especialmente pedir al especialista que especifique lo que hará y las probabilidades de mejora, ya que está claro que se trata de un tratamiento alternativo.

Lo cual no quiere decir que sea malo, pero que bien puede no funcionar.

Por otro lado, existen otros tratamientos que sirven para diferentes tipos de escoliosis.

El uso del corsé

Es una alternativa que no necesariamente es aplicada para devolver la posición normal a la columna, sino para evitar que esta deformación avance.

Es sumamente importante saber qué corsé usar y esto va en función a la severidad y el tipo de escoliosis de cada paciente.

Además del tiempo que se usará ya que el corsé suele causar presión y por ende, frenar la correcta irrigación sanguínea al cuerpo, por consiguiente hay un riesgo de atrofia muscular.

Cirugía

Existen casos en los que necesariamente hay que recurrir a la cirugía, especialmente cuando hablamos de una columna con una curvatura demasiado pronunciada.

Cuando la escoliosis llega a este punto es urgente la cirugía ya que la quiropraxia no llegaría a ser efectiva, incluso si hablamos de reducir el daño.

Para esta cirugía se usa clavos metálicos y tornillos lo cual nos da una idea del grado de severidad y las medidas a tomar y que con un tratamiento quiropráctico no podría llegarse a una solución.

Básicamente son los tratamientos más aceptados y extendidos entre la comunidad médica si dejamos de lado por un momento la quiropraxis.

Aunque existen otras alternativas, pero con un grado de efectividad menor que son ejercicios para corregir la postura y tratamiento por medio de estímulos eléctricos.

Para concluir, podemos ver que la quiropraxis para corregir la escoliosis funciona en parte, depende del caso.

Nos referimos a la severidad, el daño producido en la columna, pero existen casos que son muchos y que requieren de una atención especializada a cargo de un cirujano.

Please follow and like us:

Deja un comentario