Ictericia neonatal ¿Qué es y cómo se trata?

La ictericia neonatal ocurre debido a un aumento en los niveles de bilirrubina del recién nacido, como indica el nombre esto tiene lugar cuando el bebé tiene apenas unos días de nacido.

Este trastorno tiene como característica el color amarillento de la piel y también es muy notorio en la parte blanca de los ojos, además del exceso de bilirrubina los glóbulos rojos comienzan a morir rápidamente.

La ictericia neonatal aparece cuando el hígado no tiene la capacidad de desechar la bilirrubina a un ritmo normal.

Esto genera esa acumulación de bilirrubina en la sangre.

Un dato que debemos tener en cuenta es que muchos recién nacidos padecen de este trastorno y la principal causa es que su hígado no se ha desarrollado totalmente aún.

En circunstancias normales la ictericia neonatal puede desaparecer con el tiempo, los niveles de bilirrubina en la sangre del recién nacido se regulan, aunque hay ciertos riesgos y consideraciones al respecto.

Principales síntomas de la ictericia neonatal

No solo la piel amarillenta es lo que pasa con la ictericia neonatal, hay otros síntomas a los que se debe prestar atención:

  • La coloración amarilla generalmente aparece en la cabeza, el rostro principalmente, pero rápidamente baja hacia otras partes del cuerpo.
  • Hay una marcada sensación de cansancio, en el caso de los recién nacidos hay una falta de apetito y también pueden estar somnolientos, más de lo normal.
  • El bebé al no poder expresar su malestar con palabras, llora mucho.
  • El peso del bebé no es normal, está por debajo de lo que debería y resulta difícil que alcance el peso ideal.

Estos son los principales síntomas, 60% de los recién nacidos llegan a padecer de ictericia neonatal.

La buena noticia es que en esta mayoría la ictericia desaparece en el mejor de los casos entre el segundo y el séptimo día.

Existe un grupo más reducido de recién nacidos que llega a padecer de ictericia patológica, en este caso el tratamiento dura más tiempo y se debe internar al bebé.

¿Cuáles son las causas de la ictericia neonatal?

Como dijimos antes, hasta cierto punto se considera normal la ictericia en recién nacidos ya que el hígado necesita un poco más de tiempo para madurar totalmente.

Sin embargo, existen causas que van más allá de ese punto:

Predisposición genética

Algunos bebés recién nacidos tienen una mayor predisposición, en esa etapa de su vida tienen una mayor cantidad de glóbulos rojos, pero éstos mueren rápidamente.

Nacimiento prematuro

Cuando un bebé es prematuro es normal que no se haya desarrollado totalmente en el vientre de la madre, esto implica al hígado de manera que la bilirrubina no se elimina en el tiempo adecuado.

Esto hace que la bilirrubina tienda a acumularse más y en menor tiempo en la sangre, sumado a ello el bebé no llega a alimentarse normalmente lo que provoca que sus evacuaciones sean muy poco frecuentes.

Esto impide por lo tanto que se elimine la bilirrubina con la frecuencia normal.

Hematomas

En ocasiones el parto natural puede provocar moretones y golpes leves en los recién nacidos, esto provoca que los glóbulos rojos se eliminen demasiado rápido causando un aumento en los niveles de bilirrubina.

Diferentes grupos sanguíneos entre el bebé y la madre

Lo que ocurre en este caso es que el recién nacido recibe ciertos anticuerpos mediante la placenta.

Cuando esto pasa los glóbulos rojos también se ven afectados disminuyendo su cantidad en la sangre y por ende, aumenta el nivel de bilirrubina causando la ictericia neonatal.

Lactancia

No nos referimos a la lactancia propiamente, sino a una etapa de lactancia en la que el recién nacido no recibe nutrientes suficientes para dicha etapa de su vida.

Esto puede provocar claramente malnutrición y deshidratación causando a su vez la aparición de la ictericia.

Estas causas determinan también el tipo de ictericia neonatal, ya que como hemos visto puede darse por diferentes razones.

En ese sentido podemos hablar de la ictericia por nacimiento prematuro, ictericia por malnutrición en la lactancia, la ictericia por la leche materna que tiene que ver por ciertos componentes en la leche y que desatan en el recién nacido este aumento en la bilirrubina.

También podemos hablar de la bilirrubina por incompatibilidad de grupo sanguíneo el cual explicamos como los otros casos.

La ictericia neonatal como indicador de una enfermedad

La ictericia neonatal por sí misma no es una enfermedad sino un trastorno que como ya vimos se debe al aumento de la bilirrubina en la sangre.

Pero no siempre es algo que pueda desaparecer por sí mismo, en los tipos de ictericia que comentamos antes sí hay una posibilidad de recuperación alta y sin complicaciones.

Sin embargo, en algunos casos la ictericia neonatal puede ser indicador de una enfermedad que no ha sido diagnosticada.

El problema de esto es que generalmente se detecta en un tiempo mayor, hablamos de semanas e incluso meses después del nacimiento.

Además, puede ser un cuadro mucho más delicado y grave, estas patologías pueden ser las siguientes:

  • Puede ser indicador de una hemorragia interna.
  • En algunos casos puede ser síntoma de infección en la sangre, a esto se le llama «sepsis«.
  • Puede ser síntoma de que el bebé está padeciendo de una enfermedad de tipo infecciosa, generalmente puede ser causada por una bacteria o un virus.
  • Problemas hepáticos, especialmente la insuficiencia, no siempre ocurre cuando hay una falta de desarrollo de este órgano, puede estar ya desarrollado pero funcionar mal.
  • Enfermedades que atacan a los glóbulos rojos, como vimos la muerte de estos glóbulos traen como consecuencia el aumento de la bilirrubina y esto también puede ser causa de una enfermedad.
  • Los diferentes tipos de hepatitis provocan ictericia.

Tratamiento para la ictericia neonatal

Uno de los tratamientos más comunes para la ictericia neonatal es la fototerapia, suele durar entre uno a dos días.

Básicamente lo que hace la terapia de luz azul es destruir la bilirrubina para que pueda eliminarse mediante la orina y también por las heces.

Otra terapia que se usa es la exanguinotransfusión, la diferencia en primer lugar es que se aplica a casos severos, es un tratamiento invasivo por lo que tiene un riesgo mayor para la salud del bebé.

Lo que se hace es una transfusión de sangre con el objetivo de hacer una especie de reemplazo, retirando la sangre excedente de bilirrubina.

Lo bueno de todo esto como ya mencionamos al principio es que lo casos que requieren de un tratamiento como los mencionados son pocos.

Debido a que la mayoría de casos de ictericia neonatal suele desaparecer gradualmente y de forma natural.

Lo cual no quiere decir que no haya que estar atentos a las señales de alarma, los síntomas y cada señal que de el recién nacido ante este trastorno.

Please follow and like us:

Deja un comentario