Halitosis ¿Qué la provoca y cómo combatirla?

La halitosis es básicamente tener mal aliento, molesto para quien la tiene y molesto para quien está cerca de la persona con el mal aliento.

Pero va más allá de eso, no implica únicamente el tener un olor fétido en la boca.

Existen causas, puede ser señal de algo, por ejemplo los males al hígado como la cirrosis puede provocar mal aliento, así que no es algo que podamos tomar a la ligera, sobre todo si es algo que se prolongue en el tiempo.

De hecho la halitosis como tal es un problema crónico, no podríamos decir que es una enfermedad.

Pero por lo dicho antes, es algo a lo que hay que prestar atención sobre todo si la persona lleva tiempo con la halitosis.

No es lo mismo tener halitosis de forma crónica, todo el tiempo, que tener mal aliento por las mañanas o luego de comer algo muy condimentado o cierto tipo de alimentos como la cebolla por ejemplo.

¿Es tan grave padecer de halitosis?

La halitosis propiamente dicha no es algo que ponga en riesgo nuestra integridad física, nuestra salud, es lo que la provoca.

La acumulación de bacterias en la boca a causa de una mala higiene bucal puede hacernos propensos a padecer de otras enfermedades infecciosas.

Sin entrar en profundidad todavía sobre las causas que sí ponen en riesgo la salud, la halitosis puede acarrear problemas en la vida social de la persona.

La mayoría de personas que tienen halitosis son conscientes de ello y por lo tanto al mantener una conversación con otras personas tienen ciertas actitudes como el guardar la distancia.

Taparse la boca con frecuencia al hablar, es extraño para los demás y son situaciones muy incómodas.

En el peor de los casos la persona puede empezar a evitar situaciones sociales lo cual afecta las relaciones de la persona.

Es grave, depende, si afecta tu vida social y empiezas a evitar reunirte con tus amigos o el conocer nuevas personas, sí es algo que debe preocupar.

En cuanto a la salud, no es grave si tomas acción al respecto ya que como dijimos puede ser señal de algo o puede provocar otros problemas en la salud.

Causas de la halitosis

Normalmente el mal aliento puede ser provocada por una mala alimentación y una mala higiene bucal.

  • El no cepillarse los dientes después de cada comida hace que los restos de comida se acumulen entre los dientes y provocan la halitosis.
  • Pero también hay otro detalle con respecto a esto, muchas veces luego de estar un tiempo entre los dientes y en la boca, pasan al estómago y son digeridos, pero ya en un mal estado, a través de la sangre se transportan los nutrientes pero bajo ciertas condiciones que al llegar a los pulmones, provocan la halitosis.
  • Fumar provoca mal aliento, no hay mucho qué explicar respecto a esto, todas las sustancias tóxicas que componen el cigarro se adhieren a la boca, pulmones y causan un aliento con un olor desagradable y muy fuerte.
  • Sequedad en la boca, ocurre cuando no hay suficiente salivación en la boca y la causa una enfermedad llamada Xerostomía, tener la boca seca contribuye a tener mal aliento.

Es lo que pasa por las mañanas ya que durante las noches la boca se seca, es normal.

Sin embargo, cuando se da a cualquier hora del día es necesario tratar la enfermedad.

  • Las infecciones bucales también pueden provocar mal aliento, generalmente pasa cuando hay presencia de caries en piezas dentales, males en las encías, llagas en las paredes bucales o heridas provocadas tras intervenciones quirúrgicas.

Enfermedades que provocan halitosis

La halitosis puede ser provocada directamente por ciertas enfermedades.

Es por esto que si notas que el mal aliento es persistente y no desaparece aún si tienes una buena higiene bucal, es recomendable acudir al odontólogo.

  • Úlceras: la presencia de úlceras en el estómago, enfermedades como la estomatitis e infecciones estomacales pueden provocar halitosis.
  • Infecciones en la faringe: pueden ser infecciones virales o bacterianas, también puede darse una infección fúngica, es decir, una infección provocada por hongos.
  • Sinusitis, enfermedades que afectan las vías respiratorias y el tracto digestivo.

Otras enfermedades que pueden provocar la halitosis son la diabetes mellitus, infecciones al riñón, problemas hepáticos.

Incluso una enfermedad como la artritis reumatoide.

  • Ciertos medicamentos provocan sequedad bucal, como vimos hace un momento esto contribuye a la halitosis.

Otros medicamentos se componen por ciertos químicos que al entrar en el organismo provocan que haya mal aliento.

Y esto es precisamente por los componentes químicos que componen el medicamento.

¿Cómo se combate?

Si a pesar de adoptar buenos hábitos de higiene bucal la halitosis persiste, hay que acudir al especialista pues como acabamos de ver el problema puede ser más delicado.

Hay causas que ameritan un tratamiento médico ya que de no ser así podría haber complicaciones a la salud.

No hay que diagnosticarse, es el odontólogo quien determinará el problema que origina la halitosis y de ser necesario puede derivar al paciente a otro especialista.

Esto será si hay indicios de que la halitosis tiene como causa una enfermedad como las que comentamos más arriba.

Uno de los tratamientos que más se usa es en base a medicamento conocidos como colinérgicos, son fármacos que estimulan la producción de saliva.

Aunque es un medicamento que requiere de ser usado por un tiempo bastante prolongado para que tenga efectos significativos.

Es posible que se extirpe las amígdalas si el especialista determina que la causa de la halitosis es la amigdalitis crónica.

El tratamiento también puede complementarse con enjuagues bucales, esto en caso de que la razón sea la formación de placa bacterial.

Existen dentífricos indicados específicamente para atacar las bacterias que pueden estar provocando la halitosis, son pastas de dientes con componentes antibióticos.

Si la causa es un problema en las encías el tratamiento lo debe llevar un especialista periodoncista.

Cuidados en casa

Sabemos que es importante cepillarse siempre después de cada comida.

A esto hay que sumar que el uso de hilo dental es muy recomendable ya que nos ayuda a retirar los restos de comida en lugares donde el cepillo dental no llega.

Cepillarse la lengua también es un hábito que se debe adoptar, esto es debido a que muchas veces las bacterias se acumulan en la lengua.

Si no lo haces puede formarse una capa que en poco tiempo provoca mal aliento debido a las bacterias que se alojan en esta parte de la boca.

Si usas ortodoncia o férulas, también las debes limpiar con frecuencia, es mejor evitar productos que no sean recomendados por el propio dentista.

Hacer cambios en la dieta, no solo por la salud en general sino porque el comer cebollas, ajo, muchos aderezos, picantes y otro tipo de alimentos suele contribuir a la halitosis.

Otro detalle que muchas veces se pasa por alto es el cambio de cepillo dental con regularidad.

Como máximo se debe reemplazar cada 4 meses, 3 meses sería lo óptimo.

Para concluir, siempre se debe cumplir con las visitas al dentista de forma periódica.

Se recomienda dos veces al año, pero si presentas algún problema como la halitosis o alguna de las causas mencionadas, es mejor no dejar pasar mucho tiempo.

Deja un comentario