¿Cómo saber si tengo adicción a Internet?

Esto no va dirigido solo para uno mismo, sino también a cualquier persona de nuestro entorno ya sea familia o amigos, la adicción a Internet es algo más serio de lo que muchos piensan.

Nadie pone en duda las bondades de la tecnología, las redes sociales, la conectividad y el estar permanentemente conectados y con información al alcance, pero como todo en la vida cuando uno pierde control de una actividad.

Puede no solo convertirse en un problema, puede llegar al punto de convertirse en una adicción.

Y cuando hablamos ya de una adicción a Internet, estamos ante un problema que afecta nuestra vida en diferentes aspectos.

Por otro lado no es tan fácil saber con exactitud cuándo estamos ante una adicción a Internet y cuándo estamos haciendo uso adecuado del tiempo que pasamos frente al ordenador o en la pantalla del móvil.

Es necesario también tener en cuenta que son los adolescentes y jóvenes los más propensos a caer en la adicción a Internet, lo cual no quita que personas de otras edades lleguen a desarrollar esta dependencia a Internet y redes sociales.

Vamos a hablar sobre datos e indicios que nos pueden dar más luces a fin de detectar a alguien de nuestro entorno que ya empieza a desarrollar esta adicción o si nosotros mismos estamos cayendo en esta espiral.

Indicadores de una posible adicción a Internet

Internet es una herramienta que todos necesitamos hoy en día, de eso no cabe duda, pero el hecho de que uno pase horas conectado no quiere decir que tenga una adicción.

El principal problema radica en que si pasamos tantas horas en Internet que afecta nuestra vida normal, nuestras actividades cotidianas.

Nuestras relaciones interpersonales y si sentimos una ansiedad desmedida al no estar conectados a Internet.

Esto solo para empezar ya es una señal a la cual debemos prestar atención.

  • En niños y adolescentes en etapa escolar el rendimiento comienza a bajar notablemente.
  • La interacción social comienza a dañarse, la persona empieza a aislarse y solo piensa en pasar tiempo frente al ordenador.
  • Otra señal que es común en otras adicciones es la pérdida de interés por realizar otras actividades que ante sí disfrutaba y tenía como prioridad.
  • La persona con adicción a Internet tiene una sensación de emoción e incluso euforia al estar conectado a Internet.
  • Por el contrario, cuando no está frente al ordenador o móvil se siente ansioso e inquieto.
  • Hay muchos pensamientos sobre las cosas que hace en Internet, las páginas Web que frecuenta, redes sociales y puede hablar de ello desmedidamente sin notar que no es normal.
  • Es posible que la persona empiece a perder peso y a descuidar su aspecto e higiene personal.
  • Puede desarrollar el famoso síndrome del Túnel Carpiano.
  • Alteraciones del sueño, principalmente insomnio.

Síntomas de un cuadro avanzado de adicción a Internet

Mientras más tiempo se deja pasar, la adicción a Internet como otro tipo de adicciones comienzan a afectar cada vez más al individuo.

Es sumamente importante estar alertas a estos síntomas ya que en este punto la adicción a Internet no solo afecta a la persona misma sino a su familia, amigos y personas de su entorno.

  • Los trastornos de sueño se vuelven más severos, la persona puede dormir mucho o por el contrario no puede conciliar el sueño.
  • Puede perder el año escolar, esto implica también el perder por completo el interés por los estudios causando también conflictos con los padres.
  • La persona dejar totalmente de hacer actividades físicas, tampoco se reúne con sus amistades, esto afecta a nivel físico y emocional.
  • Las relaciones familiares se deterioran.
  • La persona está muy irritable, emocionalmente muy inestable, esto se nota más cuando su conexión a Internet falla o se va.

Lo más recomendable es hablar con la persona y convencerla de ir a un psicólogo.

No esperar a notar estos síntomas de alerta, sino cuando se puede ya percibir las primeras señales.

¿Por qué se desarrolla la adicción a Internet?

En principio puede parecer una pregunta sencilla de responder, Internet nos ha facilitado la vida a todos y la información es tan amplia que no podríamos siquiera explicarla en palabras.

La cantidad de contenido es incalculable en nuestros días.

Sin embargo, sí podemos identificar ciertas cosas que aumentan ese riesgo de padecer adicción a Internet.

Empezando por el hecho de que una persona que tiene de por sí dificultades para socializar es mucho más proclive a desarrollar esta adicción.

La adicción a Internet puede traer más cosas detrás.

Dicho de forma directa, una persona con una personalidad insegura o con problemas de autoestima puede buscar llenar esos vacíos en Internet.

Distraer la mente con estímulos visuales, información, videos, todo lo que podamos imaginar que hay en Internet puede mitigar esas sensaciones negativas, aunque solo sea un efecto de bienestar momentáneo.

Pero está claro que esto lleva a la persona a depender más de Internet, redes sociales y de la tecnología en general.

Consecuencias de no tratar la adicción

Es obvio que la adicción a Internet se debe tratar como cualquier otra adicción, se debe atender.

Sin embargo, siempre existirá un grupo de personas que por diversas razones no llegan a recibir un tratamiento.

En ese sentido es bueno conocer qué puede pasar, cuáles son las consecuencias de pasar por alto la adicción y que desde ya podemos decir que no augura nada bueno.

No necesariamente hablamos de un riesgo físico como sí puede pasar con el abuso de sustancias.

Es más que nada un problema de índole emocional, pero es posible que el cuerpo llegue a somatizar y esto puede traer problemas a la salud fisiológicamente hablando.

  • No solo habrá un aislamiento total, la persona no podrá controlar el tiempo que pasa frente al ordenador navegando por Internet. Lo cual complicará mucho su vida en temas laborales, sociales y de salud mental.
  • Trastornos emocionales y físicos: como decíamos antes, definitivamente habrá un desgaste mental, la percepción de la realidad se verá afectada y esto conlleva un deterioro en las relaciones interpersonales.

Además, la persona con adicción a Internet implica un alto riesgo de sedentarismo y obesidad lo cual trae varios problemas de salud.

La dependencia no solo será a Internet sino a todo tipo de dispositivos electrónicos, ordenadores y Smartphones.

  • Existe un riesgo de facilitar información personal a piratas informáticos, puede haber problemas financieros si falla la seguridad en cuanto a datos bancarios, por otro lado existe lo que se llama «Grooming», chantajes de índole sexual, una adicción a la pornografía e incluso se puede llegar a padecer de ciberbullying.
  • La ludopatía no solo se puede desarrollar en los casinos, desde hace varios años las páginas de apuestas están vigentes y la persona puede exponerse a tener otra adicción que es la dependencia a los juegos de azar.

¿Se puede prevenir?

Sí se puede prevenir la adicción a Internet, pero hay que estar abiertos a la posibilidad, siempre es bueno reconocer cuando estamos excediéndonos.

Sabiendo que existe el riesgo, debemos aprender a controlar nuestros impulsos y poner horarios, tener mucha fuerza de voluntad y cumplirlos.

Nunca hay que perder el hábito por hacer otras actividades, salir con los amigos, hacer deporte, disfrutarlo.

En este aspecto también hay que tener mucha disciplina y autocontrol para no descuidar estos aspectos importantes de nuestras vidas.

No solo hay que centrarnos en nosotros, con un ordenador o móviles en casa cualquier miembro de la familia tiene el riesgo de padecer de esta adicción, así que hay que estar siempre atentos al tiempo que pasan en Internet.

Cuando hay problemas de interacción con la familia, los amigos, horarios de trabajo y estudios, es sumamente importante reconocer el problema y buscar ayuda profesional.

Please follow and like us:

Deja un comentario