¿Cómo identificar a un niño con TDAH? Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El TDAH «Trastorno por déficit de atención e hiperactividad» es como indica su nombre, un trastorno que normalmente se detecta en durante la infancia, pero esto hay que tomarlo con cuidado ya que existen numerosos casos de personas adultas que no han sido diagnosticadas.

El problema de esto es que a lo largo de su vida llegan a padecer de otros trastornos y problemas que no permiten que se desarrolle correctamente en ciertos aspectos de su vida, como es el ámbito académico, por citar uno de los ejemplos más notables.

De ahí radica la importancia de saber detectar el TDAH en niños, lograr este diagnóstico en una edad temprana favorece la posibilidad de un mejor y más efectivo tratamiento lo cual se traduce en una mejor calidad de vida de la persona en toda su vida.

Antes de proseguir es importante indicar que una persona con TDAH nace con el trastorno y vivirá con él toda su vida.

Pero existen tratamientos, herramientas y recursos que se pueden aprender a fin de mitigar los síntomas del TDAH y de los que hablaremos más adelante.

Señales de alerta del TDAH en niños

En efecto, el TDAH en niños se manifiesta de una forma algo distinta que en adultos, es importante diagnosticar en la infancia este trastorno por razones que ya comentamos, en resumen hay que prestar atención a lo siguiente:

  • Verborrea, el niño suele hablar mucho en situaciones en las que sabe que debe estar en silencio como cuando está en clases o a la hora de la cena en familia.
  • Hay mucha inquietud, le cuesta quedarse en su asiento en clase.
  • Salta, corre y realiza movimientos constantes.
  • Hay conversaciones que interrumpe, aunque ya se le ha corregido puede repetir esta acción.

Estas señales aparecen en la fase de Hiperactividad, en la falta de atención las señales de alerta del TDAH son las siguientes:

  • Dificultad para atender lo que se le dice, para concentrarse en lo que esté haciendo lo cual provoca que cometa errores con facilidad.
  • Ante cualquier estímulo se distrae, es muy fácil que caiga en esto.
  • Suele dejar las cosas a medias.
  • Un síntoma del TDAH muy característico en niños es la dificultad para organizarse, para planificar, esto lleva al niño a tener problemas en los estudios.
  • También puede mostrarse como perdido, desorientado, con la mirada fija como si no escuchara nada de lo que pasa a su alrededor.
  • Suele olvidar cosas con frecuencia lo cual no es normal en una persona de temprana edad.
  • También puede pasar que ciertas actividades que le resultan difíciles de hacer, las evade, busca excusas para no hacerlas.

¿Qué es lo que causa el TDAH «Trastorno por déficit de atención e hiperactividad»?

Todavía a la fecha se viene investigando las causas del TDAH, por ahora no hay algo concreto con respecto a las causas del TDAH.

Sin embargo, existen indicios que sustentan en parte la posibilidad de que haya un factor genético, también es posible que haya un problema en el sistema nervioso y que provoque los síntomas.

Más allá de eso muchos especialistas indican que hay altas probabilidades de que sea un trastorno hereditario, es decir, los hijos de una pareja en la que una de ellas tenga TDAH hace que el riesgo de que el niño padezca el trastorno por déficit de atención e hiperactividad sea mucho más alto.

¿Cuándo llevar al niño al pediatra?

Este aspecto también necesita cierto cuidado, lo que ocurre es que algunos de los síntomas mencionados son cosas que muchos hemos tenido, los niños también.

Es decir, el hecho de que un niño no pueda concentrarse o se muestre inquieto un día o baje sus calificaciones, no necesariamente significa que tenga TDAH.

Hay un tiempo prudente en el que se debe observar al niño, muchos menores ante situaciones de estrés pueden tener ciertas actitudes y esto puede prestarse a confusión.

Lo recomendable es esperar 6 meses, aunque los padres pueden antes de ese lapso de tiempo llevar al pediatra al niño, existe una serie de evaluaciones específicas para hacer un diagnóstico correcto y preciso, esto permitirá empezar un tratamiento.

Tratamiento para el TDAH

El tratamiento del TDAH es en base a ciertos medicamentos y estos se suelen suministrar por un largo periodo de tiempo, pero debe ir de la mano con terapia psicológica.

Especialmente terapia cognitivo conductual, además en dicho tratamiento psicológico se incluye a la familia ya que el entorno y las personas con las que vive el niño influyen mucho en su pronóstico.

¿Qué esperar del tratamiento?

Un tratamiento bien llevado, planificado y que cuente con soporte emocional de la familia, cooperación de maestros y constante diálogo con los médicos es fundamental para obtener un buen resultado.

  • Las relaciones interpersonales del niño pueden llegar a ser sanas, habrán ciertos conflictos con hermanos y padres pero dentro de lo normal, la comunicación es importante y con un buen tratamiento esto es mucho más factible.
  • El niño puede organizarse mejor, cumplir con sus labores y tareas, sobre todo sin dejarlas a medias, terminándolas lo cual se debe reflejar en sus calificaciones.
  • Un aspecto importante en relación al tratamiento es que la autoestima no se verá afectada, esto es sumamente importante no solo en un corto plazo sino algo que servirá al niño para toda su vida.
  • Una mejora en la conducta del niño, en la fase hiperactiva hemos visto que hay mucha inquietud y se le dificulta mucho el permanecer en su asiento lo cual puede traer problemas de conducta.

Un buen tratamiento permite al niño un mejor control de sí mismo, los impulsos ya no son tan abruptos y la aparente desobediencia a los profesores disminuye.

  • Un problema que provoca el TDAH es que el niño puede ponerse en riesgo sin ser consciente de ello, esas situaciones de riesgo disminuyen, andar por la calle sin distracciones reduce mucho las probabilidades de sufrir un accidente o cualquier situación que arriesgue su vida.

En otras palabras, estará mucho más atento y esto se aplica no solo en la escuela sino en todo ámbito de su vida.

Síntomas del TDAH en adultos

Para concluir, es importante saber qué consecuencias puede traer el no haber recibido tratamiento para el TDAH en la infancia cuando es lo mejor, el mejor momento, no quiere decir que en la etapa adulta no se puede recibir tratamiento.

Sin embargo, hay síntomas y también dijimos que son algo distintas de cuando el TDAH se manifiesta en la infancia.

  • Un adulto con TDAH suele mostrarse con mayor energía de lo normal, aunque no de una forma sana, es una hiperactividad que puede venir con distracciones y falta de concentración.
  • También hay mucha necesidad de hablar, casi sin control.
  • Suelen interrumpir conversaciones sin la intención de ser maleducado, incluso puede adelantarse a responder preguntas que no le han terminado de plantear.
  • Tienen mucha impaciencia, necesitan respuestas rápidas, no toleran el esperar y menos si están en centros comerciales, bancos o lugares donde usualmente se debe esperar un turno.
  • Pueden perderse en sus pensamientos, pueden quedarse pensando olvidando lo que pasa a su alrededor.
  • Otro problema relacionado con la organización y las funciones ejecutivas es que no solo tienen la tendencia de empezar tareas y proyectos y dejarlos inconclusos, pueden empezar con varios a la vez sin buenos resultados.
  • Olvidan las cosas, no recuerdan dónde dejaron cosas muy simples pero básicas como las llaves, la billetera, pueden pasar mucho tiempo buscándolas.
Please follow and like us:

Deja un comentario