Causas de la sensibilidad dental y qué hacer

La sensibilidad dental es el nombre con el que conocemos a la «hipersensibilidad de la dentina» y aunque no parezca, es más común de lo que muchos pueden pensar.

Un dato con el que podemos empezar es que la sensibilidad dental no aparece de pronto, es un dolor que aparece de forma progresiva, por esa razón muchas personas adultas son las que sienten mayor malestar ante este trastorno.

Muy pocas veces aparece en edades tempranas, específicamente en la infancia, es a partir de los 20 años en adelante cuando el dolor es más fuerte, siendo personas de edades entre los 40 y 50 años las más propensas.

Antes de continuar debemos entender que los dientes están compuestos por la dentina, el esmalte y las encías, es cuando estas dos últimas capas se desgastan que la dentina queda expuesta, casi cualquier cosa puede provocar dolor, alimentos, bebidas, la temperatura de los mismos.

Sin embargo, no es correcto hacerse un autodiagnóstico, para saber si efectivamente lo que uno tiene es sensibilidad dental, es el odontólogo quien debe hacer el examen respectivo y diagnosticarlo.

Causas comunes de la sensibilidad dental

La sensibilidad dental es mucho más intensa o proclive a sentirse con las temperaturas frías, existen factores de riesgo como es el hábito de fumar o la mala higiene bucal.

Padecer otras enfermedades o haberlas padecido aumentan el riesgo como la gingivitis, también influye la edad.

Es importante señalar estas cosas para tener más claro qué es la sensibilidad dental y por qué aparece, ahora pasamos a mencionar algunas de las causas más comunes:

Consumo de bebidas con mucho ácido

Para ser más precisos con esto, son aquellas bebidas que tienen un pH bajo, esto hace que el esmalte de los dientes se desgaste con mayor rapidez.

También se daña el cemento, otras bebidas que pueden dañar los dientes si se consumen con demasiada frecuencia son aquellos hechos con frutas cítricas como la naranja o el limón.

También debemos incluir las bebidas azucaradas, incluso el té y algunas bebidas alcohólicas como el vino.

Bruxismo

Es una causa común y tiene sentido ya que el bruxismo básicamente lo que provoca es una mala masticación, el rechinar los dientes por las noches de forma involuntaria es un síntoma de ello.

Y de hecho, el hacer eso con mucha frecuencia desgasta muy rápido los dientes, afecta la masticación de los alimentos, los dientes superiores no calzan correctamente con los inferiores.

Con el tiempo y sin un tratamiento adecuado la dentina finalmente queda expuesta y aparece la sensibilidad dental.

Pasta dental abrasiva

Solemos pensar que todo lo que encontramos en la tienda o supermercado en cuestión de higiene es bueno, sin embargo esto no siempre es así.

Existen pastas dentales que tienen componentes muy abrasivos, si sumamos a esto el hecho de tener una mala técnica de cepillado, es decir, si lo hacemos con mucha brusquedad no solo podemos lastimarnos.

También contribuimos a ese desgaste de los dientes que finalmente provoca la pérdida del esmalte y la aparición de la sensibilidad dental.

Periodontitis

La periodontitis es conocida también como «la enfermedad de las encías» y hablamos en pocas palabras de una infección en las encías y que provoca daños en el tejido.

Si no se trata a tiempo esta infección puede avanzar hasta el tejido óseo, otra cosa que puede pasar es que las encías se retraigan y es cuando aparece la sensibilidad dental.

Fractura de dientes

Si hemos tenido algún accidente o un golpe ha provocado que parte de uno o varios dientes se fracturen, puede esto dejar la dentina expuesta y por ende, sentir dolor a causa de dicha sensibilidad de la que hablamos.

Empastes dentales desgastados

Cada cierto tiempo los empastes dentales deben ser examinados por el odontólogo, él dirá si es momento de reemplazarlos o no.

Pero es una de las causas, estos empastes pueden desgastarse con el paso del tiempo y si no se visita con regular frecuencia al dentista puede haber sensibilidad dental y lo mismo puede pasar cuando se cura una caries.

Normalmente pasan unos días hasta que el empaste dental que ha colocado el odontólogo suelde por completo, de manera que habrá posiblemente sensibilidad, aunque en este caso es solo temporal.

¿Cómo se siente el dolor por sensibilidad dental?

Ya mencionamos que no es correcto hacernos un diagnóstico por nuestra cuenta, sin embargo, saber esto puede ayudar a tener una idea de lo que pasa.

Esto sobre todo para no confundir una caries con la sensibilidad dental ya que puede pasar, mientras mayor información le demos al odontólogo el diagnóstico será más rápido y preciso, lo que dará pie a un buen tratamiento.

El dolor que provoca la sensibilidad dental lo podemos reconocer por tres cosas en específico: el dolor aparece abruptamente y es fuerte cuando hay un estímulo incluso muy ligero.

Por ejemplo, el masticar algo muy frío como un helado o un trozo de hielo, a su vez el dolor dura el mismo lapso de tiempo que nuestro diente o dientes están expuestos al estímulo.

Otra característica de la sensibilidad dental y el dolor que provoca es que es relativamente fácil identificar dónde aparece el dolor, en qué diente e incluso la zona de la pieza dental en la que se siente el dolor.

Esta información es solo una referencia, puede darnos una idea de qué puede estar pasando, pero ante este tipo de dolor no hay que dejar pasar tiempo y acudir al odontólogo.

También hay otras cosas que podemos hacer a la par, eso lo pasamos a explicar a continuación.

Sensibilidad dental ¿Qué hacer?

Dejando de lado la visita al odontólogo lo cual no hay que dejar de hacer, existen ciertos cuidados que podemos tener:

  • Retirar alimentos ácidos o cítricos de la dieta, al menos por un tiempo hasta haber recibido un tratamiento adecuado.
  • Cambiar de pasta de dientes, existe en el mercado diversos tipos, incluso pastas dirigidas específicamente a personas con sensibilidad dental.

Podemos hacer este cambio a fin de evitar empeorar el dolor, también como una medida de prevención.

  • Ayuda también el evitar masticar con demasiada fuerza los alimentos, a su vez evitar comer cosas sólidas.
  • Cambiar de cepillo de dientes eligiendo uno con cerdas suaves es otra medida que podemos tomar para reducir el malestar.
  • Es importante el pH de los alimentos, para esto puede ayudar la visita a un nutriólogo o dietista, ciertos alimentos tienen un pH que aumentan el dolor y el riesgo de padecer de sensibilidad dental.
  • Con el dentista una recomendación muy buena es darle información sobre cómo nos cepillamos ya que como vimos antes, el hacerlo de forma muy brusca puede dañar las piezas dentales.

Con la orientación del especialista es posible encontrar una técnica que no afecte la higiene oral y a su vez evite que aumente el dolor que causa esta sensibilidad.

  • Los conocidos palillos de madera que muchas veces se usan para retirar restos de comida pueden aumentar el riesgo de sensibilidad dental, es mejor evitarlos o bien, muchas veces se suele morder estos palillos, hay que evitar hacerlo.

Igualmente hay que evitar usar los dientes para abrir botellas o envases ya que es algo que también suelen hacer muchas personas.

Please follow and like us:

Deja un comentario